domingo, 6 de diciembre de 2015

Ante las próximas elecciones del 20-D

Se acercan las próximas elecciones generales en el Estado Español, en un ambiente político enrarecido por la aparición de nuevos partidos que llaman al cambio. A su vez, podemos observar como prácticamente la totalidad de las campañas electorales no plantean nada nuevo, ni alternativas fiables para los y las trabajadoras.

Bajo la situación de crisis estructural que vive el Estado, conducido a tales extremos por las políticas neoliberales, que, no han hecho más que aumentar el paro y someter a las trabajadoras a una mayor explotación laboral. Unas políticas que desahucian a las familias de sus casas, mientras tratan de callar la corrupción generalizada en las altas esferas del poder. Todo esto ocurre mientras se endurecen las medidas contra cualquier disidencia política que amenace con romper el orden establecido, buscando acallar a aquellas personas que denuncian los abusos del sistema y utilizando como instrumento la nueva Ley Mordaza. No podemos olvidar, además, el continuismo con el régimen franquista pactado en el 78, que pretendió borrar de un plumazo los 40 años de una dictadura criminal y genocida; un continuismo que amnistió a los torturadores franquistas, los mismos, que más tarde, ocuparon su escaño en el “nuevo” congreso. Sus leyes y sentencias no borran nuestra memoria ni la de nuestros mayores, que aún luchan por encontrar a sus familiares de entre las fosas, por ver ajusticiados a los culpables y por abrir de una vez el cajón del olvido. A todo esto, debemos sumarle el problema del ascenso del nazi-fascismo a todos los niveles, tanto institucionalmente como en la calle. Este ascenso se manifiesta en la presencia de partidos absolutamente reaccionarios en los ayuntamientos e incluso, aunque de manera más suavizada o disimulada, en el mismo Congreso de los Diputados y, a su vez, la elevación del número e intensidad, así como la impunidad, de grupos y grupúsculos fascistas y/o neonazis en nuestros barrios y pueblos.
Esto es solo un rápido vistazo a la situación que nos rodea a la clase obrera y a todas las masas trabajadoras. Pero es justamente en esta situación en la que partidos de índole reformista y auto-considerados progresistas han aparecido y se han extendido como la espuma con un mensaje ambiguo, nada claro, que no supone más que un cambio de cabeza visible y estética en nuestro sistema. Mientras difunden y defienden el discurso desclasado del llamado “ciudadanismo”, la conciliación “total”, etc. Mensajes y discursos, así como programas, que no suponen una solución, ni mucho menos, un cambio real y efectivo; sino únicamente parches, lavados de cara y de imagen, etc., que no atacan la raíz del problema: el sistema capitalista y sus consecuencias a todos los niveles.

Es por todo esto que ASAF se posiciona en contra de la promoción y la participación en tales elecciones que perpetúan la dominación de la clase dominante sobre la clase trabajadora y llama al boicot activo de las mismas.Desde un punto de vista auto crítico, que no debe faltar desde la izquierda en general, pero más específica y especialmente por parte de los movimientos abiertamente combativos, etc., no se nos olvida la responsabilidad de los colectivos, asambleas, organizaciones, partidos, etc., realmente anticapitalistas y antifascistas que hemos tenido en la ya mencionada perpetuación del sistema imperante. Es por ello que llamamos a todas las trabajadoras, estudiantes, paradas, luchadores y luchadoras a que se unan con energía y vigor en la lucha contra el sistema y sus instituciones, así como los productos del mismo (como la reaparición y aumento del nazifascismo en la calle y en las instituciones).


¡VIVA LA LUCHA DE LA CLASE OBRERA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada